info@clinicabandama.com Correo electrónico
928 350 050 - 054 Cita Previa

Noticias

«Una dinámica nueva hacia el autismo»

Por el Dr. Luis Fernando Cárdenes

 

Como cada 2 de abril celebramos el Día Internacional del Autismo, un trastorno generalizado del desarrollo humano que se estima afecta en muy diverso grado a uno de cada diez mil niños. En todo el mundo podríamos estar hablando de 64 millones de casos.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, con esta jornada específica, pretende mejorar la calidad de vida de los niños y adultos con autismo para que puedan tener una vida plena y digna. No debe confundirse con otras realidades como el síndrome de Asperger, el trastorno desintegrativo de la niñez o el síndrome de Rett.

En este caso hablamos del trastorno del espectro de autismo, conocido por sus siglas TEA, cuyo adecuado tratamiento pasa en no pocas ocasiones por la detección temprana. Puede llegar a suponer un verdadero desafío para las familias, por lo que el objetivo ha de ser promover una imagen real y positiva de las personas con TEA, visibilizar su realidad y poner en valor su talento y sus capacidades.

Todo comienza con la percepción de los progenitores, que muy pronto empiezan a percibir que sus hijos se interrelacionan de forma distinta con su entorno. En este caso, el autismo se presenta en los primeros tres años, si bien es después del primer año cuando son patentes determinadas circunstancias en los menores que alertan a las familias.

Para su eficaz tratamiento, es importante detectar a tiempo estas manifestaciones, que se plantean en el campo de la interacción social, en el ámbito de la comunicación oral o desde el punto de vista del comportamiento, con reiteración de acciones y mensajes, dificultad para fijar la atención y comportamientos muy repetitivos.

No podemos estar más de acuerdo con el lema elegido en 2019 para esta jornada, “I ∞ autismo. Una dinámica nueva para el autismo”, cuyo fin es promover cambios positivos en varias áreas de la vida de las personas con TEA, a través de objetivos como aumentar la concienciación social o la atención a las principales demandas del colectivo.

La finalidad última de todo tratamiento, intervención o terapia debe ser superar el también necesario plano asistencial y lograr alcanzar las máximas capacidades de la persona con TEA para que gane en integración social y autonomía, con plena coordinación entre profesionales y familia.

*Luis Cárdenes es psiquiatra y director médico de Clínica Bandama

Compartir

Deja un comentario