info@www.clinicabandama.com Correo electrónico
928 350 050 - 054 Cita Previa

Noticias

Escucha, presta ayuda, asegúrate de que va a un profesional: los radares sociales contra el suicidio

*Por el doctor Luis Fernando Cárdenes
Compartíamos el lunes en esta página de Facebook de la Clínica Bandama un magnífico artículo publicado en Canarias 7, con motivo del Día Internacional de la Prevención del Suicidio, que se conmemora hoy, jueves 10 de septiembre.
El suicidio: un tema que, desgraciadamente y pese a los esfuerzos de profesionales y administraciones, continúa siendo un tabú social en todo el mundo. Se escribe en este artículo que cito acerca de lo que se califica como “radares sociales contra el suicidio”. Detectar en el entorno cercano las señales en la persona que está pensando en quitarse la vida y asegurarnos que recibe ayuda de un profesional, constituye el primer escalón del que hay que concienciar a la sociedad española.
Una sociedad sana ha de procurar que sus individuos desarrollen empatía hacia los demás. La escucha activa, sentir interés real por tus semejantes, cultivar el altruismo, ser sensibles al entorno, nos va a llevar a darnos cuenta de situaciones de riesgo y, en su caso, alertar del deterioro de alguien cercano que pueda terminar en suicidio.
La relación entre depresión y suicidio es muy estrecha; hemos de ser conscientes de eso, asumir que hay una esencial vertiente patológica en esto y que, por tanto, es un problema de salud mental que ha de abordarse desde la Medicina y la Psicología. Ojo con decir a alguien que da señales de una profunda depresión cosas como “todos pasamos por eso”, “ya verás que en unos días se te pasa” y todas esas fórmulas condescendientes que tan bien se señalan en el artículo que he tomado como referencia.
No escribiré hoy (ya lo hemos hecho en ocasiones anteriores) sobre las cifras ya de por sí brutales de suicidios que se contabilizan oficialmente en España. Además, probablemente, son bastantes más, sólo que por diversos motivos pasan por otras causas de muerte. Tampoco me voy a referir hoy al desastre emocional que supone para aquellos a los que, quien se quita la vida, deja atrás.
Hoy plantearemos una respuesta mucho más proactiva: concienciar a la sociedad de esta realidad, desmitificar los tabúes alrededor del suicidio y verlo como lo que es: el resultado de muerte de una enfermedad no tratada o abordada de forma inadecuada.
Con la que tenemos encima en medio de la pandemia del covid-19, la crisis económica, los problemas familiares con niños que no pueden ir a clase, personas de edad en riesgo vital, los trabajos en el aire… hay delante de nosotros una gran señal de alarma. Hagamos caso de ella para evitar que personas desesperadas y enfermas decidan morir por su propia mano. Hoy, Día Internacional para la Prevención del Suicidio, hagamos eso: empecemos a prevenirlo mediante la empatía, la escucha y el apoyo para encontrar ayuda profesional, para disminuir las cifras de muertes por suicidio.
 
*Luis Fernando Cárdenes es psiquiatra y director médico de Clínica Bandama

Compartir

Deja una respuesta